Alimentación en Enfermedad Renal Crónica

Los mayores niveles de potasio se encuentran en las frutas y verduras, muchas veces unidos a niveles elevados de sodio. La importancia de la ingesta de frutas y verduras en el paciente con insuficiencia renal, hace que sea imposible eliminarlos de la dieta, por ello, es necesario utilizar distintas técnicas culinarias para reducir de manera importante el contenido de potasio, ampliando la posibilidad de usar una mayor cantidad de frutas y verduras.

Las verduras en contacto con el agua pierden potasio. Cortándolas en trozos muy pequeños aumentamos la superficie de contacto con el agua. Remojar la verdura por tiempo prolongado de 12- 24 hrs o bien, se pueden hervir dos veces las verduras cambiando el agua a mitad de la cocción (igualmente para las legumbres).

[box]

Sometiendo la verdura a ebullición y desechando el líquido podremos reducir hasta en 1/3 su contenido en potasio.

Remojo de 24 h: La técnica consiste en remojar en abundante agua las verduras y legumbres durante 24 h y cambiar ese agua como mínimo dos veces.

Doble cocción: Una vez remojadas las verduras y hortalizas durante 24 h, se tira el agua de remojo, se le añade agua y se pone al fuego hasta ebullición, momento en el que se vuelve a tirar el agua y se añade de nuevo agua caliente, para que vuelva a hervir.

[/box]

Una vez cocidas se cocinan al gusto.

Las conservas pierden potasio en su elaboración, quedando concentrado en el líquido, por lo que deberán escurrirse lo máximo posible antes de su consumo. Este tipo de productos contienen mucha sal por lo que también debe enjuagarlos.

Las carnes y los pescados poseen cantidades altas de fósforo y potasio. Sometiéndolas a cocción, pierden hasta un 50%.

Es importante combinar verduras con alto contenido en potasio con frutas de bajo contenido y viceversa.

 

[box type=”download”]

Crema de calabacín

[/box]

Ingredientes

 

150 gr                   Calabacín (doble cocción)

40 gr                      Poro (doble cocción)

100 gr                   Papa (doble cocción)

20 gr                      Aceite de oliva virgen

80 ml                     Agua

Nuez moscada

Pimienta negra

 

Procedimiento

Pelar las papas, cortarlas en trozos pequeños y dejarlas en remojo por 4 horas, cambiándoles el agua de vez en cuando.

Poner una cazuela todas las verduras muy picadas y cubiertas con agua al fuego, llevar a ebullición y eliminar esa primera agua de cocción.

Agregar de nuevo agua caliente y dejar que cueza otra vez, quitando ese agua de cocción.

Terminar de cocer cubriendo con agua hasta que las verduras estén tiernas unos 10 minutos aprox. Apartar del fuego, quitar todo el caldo, incorporar el aceite y las especias.

Licuar hasta obtener una crema. Si queda muy espesa agregar un poco de agua hasta que esté al gusto.

 

 

 

Bibliografía

Pilar García Margallo Sólo de Zaldívar;  11.440 menús semanales para enfermos renales crónicos;

Consejería de Salud, [2008]

 

 

Hecho por:

Edith A. Rentería Ramírez

Merari Enedina Chacón Jiménez

Una respuesta a “Alimentación en Enfermedad Renal Crónica”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *