Posted on feb 18, 2013

Espina Bífida Oculta

 

Es la malformación más sutil. Se produce por el fracaso en la fusión de uno o varios arcos vertebrales posteriores sin alteración de las meninges, médula espinal o raíces nerviosas.

Acontece en al menos un 5% de la población. Es asintomática, no signos o síntomas neurológicos, se localiza habitualmente a nivel lumbosacro, y se pone de manifiesto mediante una radiografía de columna en la que se evidencia el cierre incompleto del arco vertebral posterior.

Los síntomas o signos relacionados con el sistema nervioso central se encuentran:

  • Dolor (en la espalda y/o las piernas)
  • Debilidad en las piernas
  • Entumecimiento y/o otros cambios de sensación de las piernas y/o la espalda
  • Deformidades ortopédicas en las piernas, los pies y la espalda
  • Cambio en la función intestinal o urinaria.

Cerca del 80% de las personas con anomalías subyacente de la médula espinal, suelen observarse a nivel lumbosacro alteraciones cutáneas

  • tales como pelos,
  • lipoma,
  • cambio de coloración de piel
  • presencia de una fistula cutánea en la línea media de la espalda,
  • puede haber un bulto de grasa (un lipoma).

Se puede sospechar de la presencia de la espina bífida oculta por las manifestaciones clínicas comunes más o menos evidentes:

  •  cifoescoliosis,
  • lumbociática,
  • pies equinovaros,
  • asimetría de las extremidades inferiores,
  • signos de Babinski,
  • pérdida parcheada de la sensibilidad,
  • úlceras tróficas,
  • trastornos de los esfínteres,
  • siringomielia,
  • diastematomielia y
  • médula anclada.

En ocasiones, cuando la malformación oculta está en comunicación con el exterior a través de fistulas o senos dérmicos puede ser la causa de meningitis recurrente. Mediante la ultrasonografía, la TAC y la RMI se puede deducir el nivel de la lesión.

Considerando que en estos pacientes no se puede predecir la evolución, los neurocirujanos pediátricos, en la actualidad, son partidarios de la intervención profiláctica precoz, para evitar alteraciones irreparables, liberando la médula espinal de la lesión donde esté anclada.

Los lipomas medulares son colecciones de grasa y tejido conectivo parcialmente encapsulados.

La operación en la Espina Bífida Oculta, consiste en la extirpación de los tejidos anómalos (lipomas, dermoide, bandas fibrosas), para dejar libre la médula y las raíces nerviosas. La disección de los tejidos se realiza con microscopio quirúrgico, y a veces con monitorización intraoperatoria de la función nerviosa (electromiografía, potenciales evocados), técnicas que disminuyen la posibilidad de añadir un daño neurológico durante la intervención. El cierre de las cubiertas meníngeas se realiza de manera impermeable para evitar que gotee líquido cefalorraquídeo y puede producirse una meningitis postoperatoria. Igualmente es muy importante reponer el hueso que se levanta y recubrir el defecto con músculo y piel sana.

Siempre es necesario acudir con el médico Neurocirujano para analizar los síntomas y recomendar su tratamiento. Y ya que se ha diagnosticado con Espina Bífida Oculta, en caso necesario acudir con el Urólogo, Nefrólogo y Traumatólogo.

One Comment

  1. 2-18-2013

    me es de mucha ytulidad esta pajina muchas gracias y Dios los bendiga

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>